Mi yo molón

El otro día ya le estuve dando vueltas a la idea de que “yo antes molaba”. No me refiero a que molaba por que llevara el pelo azul, tropecientos mil piercings o porque vistiera rollo años 40. Molaba porque vistiera como vistiera, me maquillara como me maquillara e hiciera lo que hiciera, estaba segura de mi misma y lo hacia sin importarme lo que pensaran los demás.

Ahora mismo, intento pasar desapercibida. Ya no me arreglo tanto como antes, ya no pongo cuidado en la ropa ni me involucro en las cosas que hago. Todo me da un poco igual, paso muchas tardes durmiendo y pocas cosas de provecho hago, la verdad.

Hace unos días se me ocurrió empezar a rebuscar en el baúl de los recuerdos, y aún estando la posibilidad de reencontrarme con “fósiles emocionales” (Dorothy, aunque ya no hablemos, siempre te llevaré en mi), decidí empezar a buscar entre las fotos del pasado ese “yo molón” que tanto ansío recuperar.

Me di cuenta de que he pasado por miles de etapas, la kinki de barrio que se pasaba el día en los banquitos con su pandilla, la gordita empollona de gafitas adorable y redondita, la pin up segura de sus curvas y así un sinfín de personajes más. En todas las etapas había una cosa común: pesara 58kg o 78kg en mis ojos había una seguridad abrumadora. Me vestia bien aun teniendo unos kilos de más y casi todos los días me maquillaba para salir de casa. Puede parecer una tontería, pero creo que en una chica es muy importante estos detalles.

Con este ejercicio estoy intentado encontrar en qué punto perdí a mi yo molón. No sé muy bien cuando ni porqué. Pero ya no está. Y quiero recuperarlo!

Hasta ahora siempre me comparaba con personas que se proponían cosas y las lograban. Sigo infinidad de cuentas en Instagram de chicas que se han propuesto estar sanas y comer bien y lo han conseguido. Pero todos sabemos que las comparaciones son odiosas… Pero esta vez es diferente. Me comparo conmigo misma hace unos años. Si yo pude ser de esa forma, ¿porqué no voy a poder volver a serlo?

No voy a permitir que mi yo interior vuelva a decirme: Oye, tu antes molabas!

 

Recuperando mi yo molón…..

0%—————————-100%

Anuncios

Volvemos a empezar!

borron y cuenta nueva

¡La de veces que habremos dicho esto! Bueno, probablemente nos volvamos a caer y volvamos a decir: “el lunes me pongo en serio”, pero… ¿sabéis qué?

Hoy no es Lunes, ni principio de mes ni nada de nada, pero hay que empezar de nuevo a luchar por nuestro sueño!!

¿Qué mejor día que hoy para empezar de nuevo?

Nuestra historia

Empiezo yo que seguro soy la que menos vergüenza tiene!

Me llaman Blue, tengo 25 años y vivo en una preciosa ciudad con 365 días de sol.

Hace tiempo por circunstancias de la vida pasé por una depresión y lo pagué con la comida. Ahora, más feliz que nunca, decido adentrarme en la healthy life para intentar estar en un peso con el que me sienta cómoda. Entreno en casa con unas pesitas y una bici de spinning (ya os pasaré el entrenamiento!!). Pero sobre todo lo que busco es quererme tal y como soy.

Con IG he descubierto que muchas personitas están en mi misma situación (o parecida) y me encantaría poder ayudarlas en todo lo que pueda.

¿Y vosotras? ¿Cuál es vuestra historia? 🙂

La increíble vida de Walter Mitty

1465153_330457953762451_1764560487_n

Sé que esta entrada se sale un poco de la temática del Blog, pero pronto entenderéis porqué he querido compartirlo con vosotr@s.

No os voy a hacer una reseña de la película, puesto que para eso ya hay otras páginas que seguramente entenderán más de cine que yo. Lo que quiero es contaros las sensaciones que tuve al ver esta maravillosa e irrepetible película de Ben Stiller.

A veces, cuando nos embarcamos en un proyecto o nos planteamos un objetivo, nos faltan fuerzas para poder llevarlo a cabo. Ya sea por poca fuerza de voluntad o simplemente por que somos vagos, esos propósitos se quedan en sólo eso, propósitos.

Ésta película trata de eso. De las millones de cosas que nos gustaría hacer y no hacemos. De los sueños que tenemos estando despiertos. De la realidad que nos gustaría vivir y que simplemente nos limitamos a imaginar.

Inevitablemente, cuando pienso en “conseguir mis sueños” automáticamente pienso en el peso. Pero la vida es mucho más. La vida son viajes, historias, errores, aventuras, amores, desamores, esfuerzo y un sinfín de cosas que no debemos dejar escapar.

Llevar una vida sana no es una moda, es un estilo de vida. Y deberíamos concienciarnos de que ésto es lo importante. La pérdida de peso llegará, pero la verdadera razón de adoptar unos hábitos saludables y de tener una vida activa es que estaremos sanos, por dentro y por fuera.

Os recomiendo muchísimo esta película, ya sea porque necesitáis un pequeño empujón o simplemente porque os gusta el buen cine.

Y a vosotr@s, ¿qué película os inspira?